Didáctica general

By: WBR On: 16:52
Independientemente de los objetivos de aprendizaje cualquier estrategia didáctica debe considerar, a lo menos, las siguientes fases:


Activación de conocimientos previos

Los conocimientos previos constituyen uno de los factores más influyentes en el aprendizaje. El aprendiz debe ser capaz de establecer relaciones significativas entre la nueva información que se le presenta y el bagaje de conocimientos que posee en su memoria. Por tanto, cualquier estrategia didáctica debe incorporar actividades que permitan al aprendiz traer a la memoria los conocimientos “almacenados” que darán anclaje a los nuevos conocimientos.


Presentación de información

Una vez ocurrido lo anterior es posible presentar la información que será aprendida. Esto puede realizarse a través de diversos medios (desde la participación activa del profesor como transmisor de información, hasta la utilización de un medio o una combinación de ambos). En este sentido el profesor debe elegir el medio más adecuado y diseñar ciertas actividades de aprendizaje que ayuden al aprendiz a seleccionar y organizar la información de manera significativa.


Promoción de la transferencia de conocimientos

Para que efectivamente se produzcan aprendizajes, la situación de enseñanza debe proveer actividades que permitan al individuo hacer una transferencia de conocimientos, esto es, aplicar el nuevo conocimiento a una situación dada. Esta actividad es favorecida cuando el individuo organiza la información que ha seleccionado de una manera lógica y de acuerdo a un objetivo dado.

Cada una de estas fases incluye actividades particulares, dependiendo de los tipos de aprendizaje que se quieran lograr.

TIPOS DE APRENDIZAJE


Los conocimientos que un individuo incorpora a su sistema cognitivo pueden ser de varios tipos. Robert Gagné identifica cinco de ellos:

• Información verbal
• Habilidades intelectuales
• Estrategias cognitivas
• Habilidades motoras
• Actitudes

La información verbal, también conocida como conocimiento declarativo, corresponde al conocimiento teórico, que tiene un carácter estático pero que puede ser transformado en conocimiento dinámico cuando es utilizado de una determinada manera. Ejemplos de este tipo de aprendizaje son los hechos históricos y las secuencias de procedimientos, entre otros.

Las habilidades intelectuales o conocimiento procedimental corresponde al saber hacer y se trata de un conocimiento de tipo dinámico. Son ejemplos de estas habilidades o conocimientos la resolución de problemas, la toma de decisiones y la aplicación del método científico.

Las estrategias cognitivas, también conocidas como conocimientos estratégicos son aquellas que permiten al individuo llevar a cabo procesos internos para aprender. Ejemplos de estas estrategias son la capacidad de hacer una lectura con fines de aprender. También es parte de esta categoría el conocimiento metacognitivo, es decir, el que le permite a un individuo regular sus propios procesos de aprendizaje. Ejemplos de este tipo de aprendizaje es la capacidad de planificar una tarea de aprendizaje y el análisis de los procesos que se llevan a cabo para aprender, entre otros.

Las habilidades motoras corresponden a los conocimientos que requieren de la coordinación muscular para ser ejecutados. Corresponden a este grupo las destrezas deportivas, la capacidad de operar una determinada maquinaria, etc.

Finalmente, las actitudes representan un estado interno que predispone a un individuo a dar ciertas respuestas. Ejemplos de este tipo de conocimiento son la predisposición positiva hacia una actividad de aprendizaje, actitud de cooperación frente a una determinada tarea, o por el contrario, el prejuicio y la desmotivación en relación con un determinado aprendizaje.


USO DEL VIDEO


El video como apoyo a la docencia puede favorecer el aprendizaje de todos los tipos de conocimientos a través de la presentación de información. En este sentido puede ser usado para:

1. Demostrar experimentos o situaciones experimentales, particularmente:

• Donde los equipos o fenómenos a ser observados son grandes, caros e inaccesibles.
• Donde el diseño experimental es complejo.
• Donde la medición del comportamiento experimental no se puede reducir fácilmente a una escala o dimensión simple, como por ejemplo, el comportamiento humano.
• Donde el comportamiento experimental puede ser influido por variables incontrolables pero observables.


2. Para proporcionar a los estudiantes material primario suplementario, por ejemplo, registros de video que pueden cubrir principios del contenido que se está tratando. Por ejemplo:

• Videos de sucesos que transcurren en forma normal, es decir, situaciones de enseñanza, desordenes mentales y casos médicos para posibilitar el reconocimiento de categorías, síntomas, etc.
• Videos de sucesos que transcurren en forma normal, para capacitar a los alumnos en el análisis de situaciones, usando principios o parámetros establecidos anteriormente en la unidad y proporcionar a los estudiantes una selección de fuentes de evidencia para analizar.

3. Para registrar acontecimientos, experimentos, especies, lugares, personas, edificios, entre muchos otros, que son vitales para el contenido de unidades, pero que pueden desaparecer, morir o ser destruidos en un futuro cercano

4. Para proporcionar a los estudiantes los puntos de vista o conocimientos de personas prominentes.

5. Para modificar las actitudes de los estudiantes. Por ejemplo:

• Presentando material de una forma novedosa o desde una perspectiva poco común.
• Permitiendo a los alumnos identificarse con alguien que supera o cambia sus actitudes como resultado de la evidencia presentada.

6. Para explicar o demostrar actividades que los estudiantes deben llevar a cabo (experimentos, entrevistas, análisis de caso).
7. Para ilustrar principios que involucran un movimiento dinámico.

8. Para ilustrar principios abstractos que involucran dos o tres espacios dimensionales.


Actividades de aprendizaje para determinados tipos de aprendizaje

De acuerdo con los distintos tipos de video analizados, el docente puede utilizarlos para promover los diversos tipos de aprendizaje, como por ejemplo, el conocimiento declarativo, conocimiento de habilidades (intelectuales o motoras), estrategias y actitudes.

De esta forma, dependiendo del tipo de aprendizaje, el uso de un medio educativo debe estar acompañado por actividades de aprendizaje que permitan al estudiante realizar los procesos de selección, organización e incorporación de los nuevos conocimientos a la estructura cognitiva.

Por otra parte, estas actividades deben ser adecuadas a distintos tipos de aprendizaje, ello porque no es lo mismo esperar que un estudiante comprenda determinados hechos a que los analice o los aplique a una situación dada.

Además de los resultados de aprendizaje que se esperan, al diseñar las actividades de aprendizaje es necesario tener en cuenta la situación de enseñanza, vale decir, si se trata de una actividad al interior del aula o de autoaprendizaje. Al respecto se debe tener en cuenta que, cuando se trata de una situación de aula, el profesor cumple un rol de mediador y de guía de las actividades que están planeadas.

Por el contrario, en una situación de autoaprendizaje, priman los intereses del individuo, sus habilidades para comprender instrucciones y, por último, la predisposición que tiene frente a lo que se le propone. Esto nos lleva a que necesariamente las actividades deben ser significativas, relevantes, pertinentes y atractivas. La realización de actividades per se es altamente desmotivante para los estudiantes.